YOGA EMBARAZADAS
El yoga de la conexión con el bebé

Todo el proceso de maternidad (embarazo, parto y crianza) está principalmente regulado por el sistema nervioso autónomo, que es el encargado de regular las funciones vitales involuntarias (función cardíaca, sueño, digestión, hormonas...)

Durante la gestación hay un aumento considerable de la sensibilidad y la receptividad de la mujer, que se tiene que adaptar a grandes cambios fisiológicos, hormonales y emocionales. El estrés del día a día no nos permite encajar estos cambios con naturalidad y confianza.

El yoga actúa sobre el sistema nervioso autónomo, ayudando a equilibrarlo. Si se practica durante el embarazo se aumenta la flexibilidad muscular, se disminuye la ansiedad y se favorece la comunicación con el bebé y con el propio cuerpo, permitiendo aceptar y disfrutar de todos los cambios que el nuevo estado aporta: en general, las mujeres que practican yoga durante el embarazo se sienten mejor y aceptan los cambios de manera positiva y consciente.

El yoga para embarazadas es adecuada tanto para aquellas mujeres que practican yoga habitualmente, como para las que no lo han practicado nunca antes del embarazo. Los ejercicios (asanas) se adaptan a cada etapa de la gestación y a cada mujer en particular, y preparan para un parto consciente y sin miedos.

En el momento del parto, el yoga que se ha hecho durante el embarazo ayuda a regular la respiración y a sincronizarla con el ritmo de la contracción uterina. De esta manera se eliminan contracturas y  esfuerzos inútiles, facilitando la participación activa de la mujer en el nacimiento de su bebé. La tonicidad conseguida en la musculatura del suelo pélvico durante las clases de Yoga disminuyen los problemas en esta zona: esguinces, almorranas, perdidas de orina... etc

El yoga es un camino para encontrarte contigo misma y con la maternidad.

Porqué la maternidad no empieza después del parto, sino el primer día de embarazo


Ven y prueba una clase gratuitamente, sin compromiso!